La lechuga no retiene líquidos

Muchos mitos y verdades giran en torno a ella —si hace que se engorde más, si es buena o mala por la noches…—, pero solo hay una cosa cierta: «La lechuga no retiene líquidos».

Expertos en nutrición de afirman, que este alimento contiene más de un 90% de agua y, por lo tanto, ayuda a hidratar el organismo. «Las ensaladas son una buena opción para todos los días, ya que permiten incluir todo tipo de ingredientes».

¿Dónde inicia el problema? «En esos componentes con los que se acompaña la ensalada. Por ejemplo, aquellos que contiene un exceso de sal sí pueden favorecer la retención de líquidos», insisten. Las ensaladas —recuerdan— deben llevar todos los nutrientes que permitan llevar una dieta completa y equilibrada.

«Una ensalada de lechuga y tomate puede ser una opción perfecta como guarnición de una comida». Pero, hay que tener presente que si va a ser el plato principal «es importante añadir otros ingredientes ricos en proteína e hidratos de carbono que ayuden a crear un plato completo».