Lechuga para la ansiedad

Mayormente conocida como una verdura con valor nutritivo, la planta de lechuga posee una gran cantidad de beneficios para la salud.

Las hojas de la lechuga contienen propiedades sedantes, perfectas para reducir el nerviosismo o el exceso de ansiedad. Además, gracias a esta propiedad, la lechuga puede ser utilizada para tratar el insomnio o las dificultades para dormir.

Las hojas de la lechuga tienen propiedades diuréticas,  estimulan la eliminación de líquidos desde el organismo. Por ello, la lechuga es útil en el tratamiento de enfermedades como la cistitis, nefritis, infecciones urinarias.

Tiene propiedades carminativas, ayuda a eliminar gases acumulados en el tubo digestivo, por esta propiedad es recomendable de utilizar en caso de tener meteorismo o flatulencia.

La lechuga ayuda a mejorar la circulación sanguínea, por lo cual su consumo ayuda a prevenir el riesgo de sufrir arteriosclerosis, además ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre.