«La cocina elegante de Javier Cameros Sierra»: Endibias… ¿O endivias?